Como convertirte en un unicornio.

cafeteria-pamplona

Este viernes aprovechando las rebajas, salí a hacer alguna compra. Cuando estaba eligiendo la talla del abrigo que iba a comprarme, escuche llanto de bebé y fui corriendo al cochecito a ver si era de los míos. Con todo el ímpetu de ir a coger a mi bebé de 6 meses, se me pasó por alto una estantería de madera con esquinas asesinas. Tan asesinas eran, que todavía tengo una clavada en mi chichón de la frente. Como dice Julen, me di un churrazo que alucinas. Y así empezó esta vez mi fin de semana, hielo, vergüenza, mareo, arnica… y más arnica.

Coffing

Lo que sí: Las cookies, el Té helado.

Lo que no: Los viernes a la tarde es imposible, los 2 últimos que he ido, ni siquiera he llegado a entrar.

El momento perfecto: La merienda de un día entre semana. Alegra hasta el día más triste.

La mejor compañía: Sola, con niños, con amigas. No hay limitaciones.

Adicción al chocolate.

Yo, que según me dé soy capaz de no merendar nada o de comerme hasta el envoltorio del bocadillo, me levanté de la siesta con necesidad de chocolate. Mucho chocolate…y esto es lo que pasó.

Coffing lleva abierta unos meses en la capital. Varias amigas me habían hablado de sus batidos y tenía pendiente venir a probarlos. Como os he comentado, tenía muy claras mis intenciones y no probé los batidos. He sacado fotos a la carta para que echéis un vistazo, tiene variedad como para satisfacer cualquier tipo de piscolabis.

La chica que atendía la barra me explicó que ellos no tienen cocina propia pero que todos los bizcochos son caseros y los proveedores bien seleccionados. Había de limón, de harina integral, de naranja y canela… había de todo!! Yo, como fui con las ideas claras pregunté por el comestible con mayor concentración de cacao por cm3. Y el brownie de la foto fue el elegido.

Vicios confesables

Cuando estaba pagando, vi que tenían mermeladas en una estantería. La dependienta me dijo que estas las hacía un chico de Huarte así que me llevé una.  Al día siguiente la probé y está buena buena, y sí, es casera. Se nota en el sabor que nada tiene que ver con las del super.

 

 

Buena semana!

Coffing, Castillo de Maya, 48.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *